El proyecto solicitaba dar la mayor entrada posible a los diversos establecimientos del centro comercial.

La idea de “fachada” móvil, que pudiera ampliar o limitar el acceso en función a las necesidades del establecimiento eran una condición indispensable para el éxito de la implantación.

Para tal fin, se optó por emplear el modelo Reiter Glaswall, que mediante el empleo del vidrio, permite integrar y separar esos espacios a voluntad del usuario.