El proyecto se fundamentó en tres conceptos principales: el sentido de respeto, la capacidad de auto-enfoque y el espíritu comunitario que, a petición del cliente, debe ser explícita en el espacio y ayudar a formar ciudadanos responsables y sensibles.

El proyecto arquitectónico reúne estas tres premisas, que se traducen en una conexión visual sistemática entre cualquier lugar de la escuela, y la búsqueda de la máxima transparencia y conexión visual entre áreas de trabajo, consiguiendo así una lectura dinámica y clara de todos los edificios y fomentando, al mismo tiempo, un espacio para el roce informal.

El espacio Fórum continúa siendo el espacio rótula de toda la escuela, manteniendo la fuerza de un espacio pensado para el debate, el encuentro entre toda la escuela y el lugar de los eventos colectivos.

Los diferentes espacios exteriores como patio y terrazas reúnen características diferenciadas para momentos de deporte, de juego, de reunión o de más privacidad.

La nueva Escola Súnion es un proyecto de rehabilitación donde se mantienen conceptos tan importantes como los pasillos del silencio, los seminarios, la importancia del espacio de taquillas, la transparencia entreaulas, etc.

Manteniendo el espíritu del antiguo Súnion trasladado a un nuevo espacio más amplio y adaptado, conservando la proximidad y calidez de una escuela de personas para personas.

Reiter diseñó, fabricó e instaló una tabiquería móvil R-1900 en la Sala de Actos, compuesta por siete paneles cuya principal característica es la divesidad de tonalidades en los acabados de los tableros decorativos que revisten los módulos, siendo la finalidad de esta división obtener la máxima flexibilidad en la utilización del espacio con las mejores condiciones de confort acústico.