La necesidad de adaptar el rebote a pala o a mano se consigue mediante el empleo de muro móvil de manera que el tamaño de la pista se adapta al juego. Con material fenólico como acabado escogido para el muro móvil, para dar la mejor respuesta al impacto de la bola, este muro móvil da todo el juego a justo de los pelotaris más exigentes.