Edificación específicamente concebida para la organización de congresos y otras manifestaciones similares, en una ciudad que acusa hasta la fecha ciertos déficits en esta oferta concreta. El nuevo Palacio de Congresos de Catalunya deberá situarse en el extremo noroccidental del casco edificado de la ciudad, junto a la autopista de acceso desde Tarragona y Lleida. La edificación a proyectar se sitúa en un paisaje urbano sumamente heterogéneo, junto al imponente volumen del hotel Rey Juan Carlos I - proyectado por los mismos arquitectos Ferrater y Cartañá - y sus jardines exteriores, y una serie de extensos complejos deportivos. Las características singulares del contexto urbano con el que deberá enfrentarse la edificación, que podría calificarse con propiedad de poco urbano, señalará algunos de los condicionantes que deberán ser considerados de forma prioritatia a lo largo del proceso del proyecto.